[Inicio] [Archivo] [Info] - [RSS]

Camilo Villavicencio Garrido

Información creada o curada por mí

¿Qué puede hacer un presidente?

noviembre 02, 2013 — Camilo Villavicencio

(2 noviembre 2013)En pocos días más habrá elección presidencial (y de otros seres) en Chile, el fenómeno de las redes sociales está más instalado que nunca en la discusión política, la intercomunicación es tan feroz que llega a aturdir aveces. Sin dificultad, en cualquier sitio en el que participemos, vamos a encontrar seguidores de uno u otro candidato apoyándolo con mayor o menor reflexión y observación. Los programas vuelan como kamehamehás, las propuestan estallan como C4, el clamor ciudadano parece una batucada hiperkinética pero, a final de cuentas ¿Qué puede hacer realmente un Presidente?

Me parece responsable de mi parte, para hacer este artículo, apegarme a lo que la ley dice. A continuación pondré algunos de los números del Artículo 32 de la Constitución Política de Chile que tienen relación con las propuestas que, en estricto rigor, los candidatos podrán cumplir en caso de que sean electos. En negrita está el texto constitucional y, si amerita, agregaré una descripción o profundización leve a cada una.

1- Concurrir a la formación de las leyes con arreglo a la Constitución, sancionarlas y promulgarlas; El Presidente puede presentar Proyectos de Ley mediante un Mensaje a la cámara correspondiente.

3- Dictar, previa delegación de facultades del Congreso, decretos con fuerza de ley sobre las materias que señala la Constitución; Los Decretos con Fuerza de Ley, en virtud del artículo 64, no pueden extenderse a nacionalidad, ciudadanía, elecciones, plebiscito, garantías constitucionales o, en general, leyes orgánicas constitucionales o de quórum calificado. Tampoco puede presentar leyes que afecten la organización, atribuciones y régimen de los funcionarios del Poder Judicial, del Congreso Nacional, del Tribunal Constitucional ni de la Contraloría General de la República.

4- Convocar a plebiscito en los casos del artículo 128; El caso paradigmático es el siguiente: un proyecto de ley que haya sido aprobado por las dos cámaras pasará al Presidente la sancione (es decir, la apruebe) o la rechace. Si la rechaza, las cámaras pueden insistir en que la ley sea sancionada (esta insistencia requiere el acuerdo de 2/3 de las cámaras). El Presidente puede obedecer a la presión y sancionar la ley o, si sigue oponiéndose, consultar a la ciudadanía mediante plebiscito. El otro caso es que el Presidente haga observaciones a la Ley y, tras presentárselas a las cámaras éstas insistan en el proyecto tal como lo entregaron.

7- Nombrar y remover a su voluntad a los ministros de Estado, subsecretarios, intendentes y gobernadores; Esta atribución no requiere mayor explicación, pero resulta necesario llamar la atención. En este numeral está una vertebra fundamental del estado unitario, que somete a las regiones y provincias a ser gobernadas y administradas por personas designadas por el Presidente haciendo caso omiso a la voluntad de los habitantes de las regiones o provincias. Los requisitos para ser intendente o gobernador figuran en la Ley 19.175.

Con este artículo nunca tuve la intención de desglosar el artículo 32, sino simplemente mencionar algunos puntos relacionados con las propuestas más fuertes que han hecho algunos candidatos. Ahora, invito a la crítica constructiva, a que cada uno de nosotros, si tenemos preferencia por algún candidato en particular nos preguntemos: ¿Lo que promete mi candidato, podrá cumplirlo? y, si no tenemos vitrineémos entre las opciones (diversas, como nunca antes) con seriedad y atino, para que nadie nos confunda.

Votemos responsablemente.

Tags: derecho, política