[Inicio] [Archivo] [Info] - [RSS]

Camilo Villavicencio Garrido

Información creada o curada por mí

¿Qué pasa si el presidente es condenado?

noviembre 06, 2013 — Camilo Villavicencio

(6 noviembre 2013) Las encuestas presentan de forma indiscutible que Bachelet ganará en las próximas elecciones presidenciales. Lo discutible que sea una encuesta es un tema al que no me abocaré en este artículo si no que hago una invitación a hacer un poco de política ficción y predicciones express. ¿De qué va todo esto? La candidata favorita de los grupos económicos está en un proceso judicial por un presunto fraude al fisco. La indicación que hace el sentido común, de que alguien que está siendo parte de un juicio no puede ser candidato a un cargo de elección popular no opera en virtud del principio de presunción de inocencia lo que es bastante razonable, pero acá viene la parte sabrosa de esta ficción: ¿Qué ocurre si, siendo presidente, Bachelet fuera condenada por los cargos que se le imputan?

Para alejarnos de la inferencia irresponsable, acudiremos al Código Penal que en el inciso primero del artículo 240, ubicado en el Libro Segundo, sobre crímenes y simples delitos y sus penas; Título V, de los crímenes y simples delitos cometidos por empleados públicos en el desempeño de sus cargos; párrafo 6 dicta lo siguiente:

Art. 240 El empleado público que directa o indirectamente se interesare en cualquiera clase de contrato u operación en que deba intervenir por razón de su cargo, será castigado con las penas de reclusión menor en su grado medio, inhabilitación especial perpetua para el cargo u oficio y multa del diez al cincuenta por ciento del valor del interés que hubiere tomado en el negocio.

Si Bachelet fuese condenada, por razonables motivos de tiempo, sería en una fecha posterior al de las elecciones (primera y segunda vuelta), por lo tanto nos veríamos en la situación de que tendríamos una presidente (en el caso de que gane las elecciones) inhabilitada para serlo. Acudamos ahora al texto constitucional para entender qué es lo que ocurre en este caso…

Artículo 28 Si el Presidente electo se hallare impedido para tomar posesión del cargo, asumirá, mientras tanto, con el título de Vicepresidente de la República, el Presidente del Senado; a falta de éste, el Presidente de la Cámara de Diputados, y a falta de éste, el Presidente de la Corte Suprema.

Con todo, si el impedimento del Presidente electo fuere absoluto o debiere durar indefinidamente, el Vicepresidente, en los diez días siguientes al acuerdo del Senado adoptado en conformidad al artículo 53 No 7o, convocará a una nueva elección presidencial que se celebrará noventa días después de la convocatoria si ese día correspondiere a un domingo. Si así no fuere, ella se realizará el domingo inmediatamente siguiente. El Presidente de la República así elegido asumirá sus funciones en la oportunidad que señale esa ley, y durará en el ejercicio de ellas hasta el día en que le habría correspondido cesar en el cargo al electo que no pudo asumir y cuyo impedimento hubiere motivado la nueva elección.

Entonces, no cabrán dudas que, si Bachelet es electa Presidente y luego es condenada, habrán elecciones de nuevo y la Concertación ya no contará con su oferta más opiacea. Un escenario político, seamos sinceros, atractivo para la imaginación: sin Bachelet no habría otro candidato que consiguiera tanto aprecio en las encuestas y dejaría la puerta abierta para la discusión nueva, de verdad nueva.

De todos modos y, para cerrar, no puedo sino invitar a votar en conciencia. Votar por el candidato que creemos que va a ganar quizá pueda significar una satisfacción temporal y, en realidad, muy mediocre. Las estadísticas de las encuestas son sólo una foto del momento, a un sector seleccionado con mayor o menor azar. Votemos responsablemente, Bachelet puede no salir electa, la diferencia es una rayita; tu rayita.

Tags: derecho, política